Sherlock: The Abominable Bride

La estampa del Sherlock Holmes contemporáneo se da cita en una nueva aventura dispuesta en el formato del telefilm anglosajón. Dirigida por Douglas Mackinnon, The Abominable Bride utiliza los clichés del personaje creado por Sir Arthur Conan-Doyle, sin perder la esencia del Sherlock perfilado por la BBC. Un guión bien parecido, inteligente, hábil, que no da un respiro ni al espectador, ni a los Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, quienes demuestran su excepcional tesitura como una de las parejas protagonistas más carismáticas de la televisión actual. Un regreso correcto al icónico mundo del detective británico.

Martin-Freeman-Benedict-Cumberbatch-on-set-of-Sherlock-The-Abominable-Bride-900x506

El ritmo vuelve a acelerarse en una obra bien planteada, una obra que emplea las fórmulas y los esquemas del Sherlock contemporáneo en una trama con el clasicismo tan manido que resultaría complicado refrescar sin atentar contra el fondo. Su brillantez reside en el guión de Steven Moffat y Mark Gatiss; una aventura preparada para que el espectador sea cómplice de un crimen cometido siglo y medio atrás, se adentre en los misterios del Londres victoriano y trate de buscar una salida a tan ingeniosa trama. La comicidad persiste, aunque los excesos y efectismos en los que Moffat y Gatiss deciden estancarse no evitan la pérdida de magia, y tampoco evitan dar la sensación de estar viendo un telefilm efímero, que no posee la suficiente exigencia como para generar situaciones imperecederas. El empleo de una historia paralela a la que dejó en el tintero la última temporada es sumamente inteligente y surrealista (en el buen sentido), transformando sus capacidades en un viaje al pasado donde todos los elementos de la obra clásica están dispuestos para el asombro del espectador. The Abominable Bride es una historia llamativa ciertamente, equilibrada y de gran bagaje técnico (culpa de unas fotografía y ambientación poderosas), sin embargo, la aventura sigue estando sustentada en el carisma de sus intérpretes protagonistas. No añade nada especial, tampoco novedoso, más que un giro hacia el ritmo incesante que puede generar un poco de confusión. Un experimento arriesgado, una versión que no pierde la esencia del Sherlock traído de las tinieblas, del Watson más ensimismado pero lúcido de las últimas adaptaciones y de un sinfín de maravillosas conversaciones menos ácidas y más precisas, que habrían resultado mejores sin ese halo efectista que ya se encargó de enterrar las versiones cinematográficas.

fotonoticia_20160104130724_1280

Sin ningún cambio aparente en el reparto, más la adición de nuevos personajes plantados en un pasado remoto, una de las características que mejor le han venido a esta nueva adaptación de las aventuras de Sherlock, ha sido el periplo de los Cumberbatch y Freeman por otros derroteros interpretativos, dedicados más a la gran pantalla que al pequeño formato. Detalles que se aprecian en la reinvención de su propio personaje, no por causas de guión sino de la unión del talento innato y la experiencia de otros papeles en diferentes registros. 90′ que sirven a ambos para reafirmarse como los mejores Sherlock y Watson hasta la fecha.

tumblr_inline_nwrl8avu1N1rjhv89_1280

The Abominable Bride supone una regresión victoriana muy controlada, plasmada en la recreación del Londres de época, sin adentrarse en él más que en vagos detalles (la posición de la Sr. Watson como sufragista en la sombra), un puente hacia la siguiente temporada y la reafirmación de un gran formato televisivo comandado por la BBC.

Sean felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s