El Desconocido

El Desconocido es la viva muestra de que Hollywood no sólo tiene lugar al otro lado del charco. Dani de la Torre se lanza en un thriller de acción de grandilocuencia técnica, donde el guión no acompaña de forma constante, sino que segrega una tensión progresiva que frena, en ocasiones, la verticalidad que adquiere en la primera parte del filme. Marini fabrica un guión sencillo y poco previsible, sin embargo, le añade demasiados giros argumentales para sorprender al espectador, reiterando un debate que no invita a una salida gloriosa, y tiñendo el final con una lectura político-social vacua. Trama para que De la Torre se luzca con planos secuencia a un altísimo nivel y persecuciones trepidantes. Luis Tosar y Javier Gutiérrez nos muestran, una vez más, su ilimitado talento interpretativo, completando unas de las mejores actuaciones en lo que va de año. El sonido es la única asignatura pendiente de este thriller bien fabricado, bajo el manto de una dirección superlativa. Un acierto y un gran comienzo para el cineasta gallego.

30

La tensión e incertidumbre se apoderan de un guión que avanza vertiginoso en la primera hora de metraje, sin embargo, se apaga paulatinamente con detalles inverosímiles que diluyen el suspense en la consecución de la trama. Recuerda, en cierto modo, a Speed (Jan de Bont, 1994), categorizando al thriller con una eterna huida donde los diálogos deben sustentar a las angustia e impotencia que generan. Desde un principio, presentan el conflicto como un vestigio de la retórica política que ha empañado a la sociedad en los últimos años. Una retórica innecesaria en un filme que rompe su linealidad con acción, persecuciones e interpretaciones al más puro estilo hollywoodiense. Una carta de presentación de gran bagaje global. El desarrollo de los personajes no está lastrado, aunque sí pueden resultar algo fatigados tras una hora de frenesí agobiante. De la Torre controla el tiempo y la necesidad de cada secuencia, aunque la justificación al contratiempo generado es cuestionable, resultado de un ejercicio de irreverencia asumible. Más allá de los errores comunes en script, el sonido es la asignatura (realmente) pendiente de El Desconocido. La estridencia plasmada en las persecuciones finales, y la constante introducción de sonidos sorpresivos, transmiten un escalofrío cálido que en nada beneficia al seguimiento de los diálogos o el avance narrativo. De la Torre se encomienda a una realización inherente a la austeridad, con planos secuencia empleados de manera eminente, con los que presenta el entorno y nos hace removernos en el asiento ante la encrucijada en la que el protagonista está inmerso. En sintonía, delega todo el poder sensitivo en Luis Tosar, quien enaltece y evoluciona el clímax con una angustia voraz nada exagerada. No deja de ser una intriga de venganza con matices comerciales, matices en los que la película puede quedar lastrada por las justificaciones algo recalcitrantes, sin embargo, el cineasta lo solventa con maestría, completando un arco narrativo interesante y obstinado en tocar temas de actualidad que, aún aportando una esencia introspectiva, terminan por quedarse en el camino. Se aleja de todo maniqueísmo, sometiendo al espectador a un giro moral que reprueba la solución a cualquier conflicto tópico del que, nuevamente, podamos ser cómplices. Filme social de entretenimiento que, en detrimento del cliché, desemboca en un utensilio del que comenzar una nueva aventura insólita. Buen debut.

650_1200

La gestión emocional de Luis Tosar es brillante. Engrandece a su personaje desde cada perspectiva en la que se posiciona, transmitiendo todo lo que hay detrás de una conciencia paralela a la culpabilidad. Javier Gutiérrez vuelve a mostrar la oscuridad y clarividencia de un personaje protagonista en segundo plano. Su descubrimiento es inevitable para el espectador, aportando un cariz vengativamente tenebroso. La grata sorpresa fue la revelación de Paula del Río, completando una actuación natural y compleja donde la actriz se desenvuelve con llamativa facilidad. El resto del elenco, encabezado por Goya Toledo y Elvira Mínguez, escoltan a unos protagonistas desarrollados y de enorme profundidad. Gran trabajo, en adición al técnico, de un Dani de la Torre que presenta sus credenciales de cara a los Goya.

DESCONOCIDO_FTG_00001640

Thriller con tintes sociales, bien trabajado y de una técnica generosa. Dani de la Torre le otorga otra dimensión al género, a pesar de la superficialidad con la que toca algunos temas de los que intenta sacar un jugo innecesario a una pieza de ese calibre. Una declaración de intenciones al blockbuster tradicional, planteando un debate que puede resultar desconcertante e, incluso, incongruente; mestizaje cinematográfico entre la acción, el entretenimiento, el thriller social y un inevitable paralelismo con la introspección paradigmática de sus personajes. Atrevimiento a raudales.

Sean felices.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s