A Cambio De Nada

A Cambio De Nada, ópera prima de Daniel Guzmán, llega como la primera ola del año que rompe sobre el cuerpo. Envuelve con el salero madrileño que caracteriza a sus protagonistas, impacta sobre las emociones implícitas y acerca al espectador a unas ética y moral que quedan arrasadas por la supervivencia del rebelde sin causa. Filme que muestra todo lo que tiene (no poco) desde el primer minuto de metraje, despegando bajo la premisa del idealista que no se permite vivir más que bajo su propio yugo libertino.

A-cambio-de-nada-espalda-w

Tras obtener numerosos premios por su cortometraje, Sueños, Daniel Guzmán ha dejado su propia seña de identidad sobre un largometraje que abre las vías de lo emocional y crudo de la vida. A Cambio De Nada parte como una fábula caballeresca, sin abandonar su espíritu honesto y sencillo, sobrepasando los límites de la amistad frente al factor social desfavorable, como una bombona de oxígeno de la que respirar cuando ya se está muerto. Faceta enternecedora que, apoyada en un guión puro y auténtico, llevan en volandas a unas actuaciones tan naturales que cuesta creer sepan salir de ese canon interpretativo. Tratamiento mecedor ante sus protagonistas en un entorno propio de Don Quijote y Sancho Panza; idealista en busca de comprensión social acompañado de su inseparable conciencia, quien termina por contagiarse del mundo solitario del hidalgo adolescente, habitado por gigantes opresores y molinos erosionados por los prejuicios. Mezcla, de manera brillante, lo trágico y las dosis de un humor colmado de clichés, pero que funciona perfectamente gracias a la habilidad para resultar llano y familiar. Guzmán se descubre a sí mismo, plasmando la realidad del adolescente problemático con dotes de supervivencia, descubriendo su forma de observar la vida, sus deseos de futuro y las incertidumbres del presente. Aprovecha la sociedad llena de lacras y oportunidades adversas, transmitiendo el ahora desde al anclamiento en un pasado muy presente en cada acción, en cada diálogo. Y es que, la facilidad para emplear los diálogos de forma espontánea y sin ejercicios de enrevesamiento, acaba por ser una de las bazas más destacables del filme. La cercanía que muestra con 7 Vírgenes (de Alberto Rodríguez), nos evoca al análisis de una sociedad enmascarada donde los conflictos de toda la vida han sido eclipsados por los problemas globales. Con una fuerza empática de mayor impacto, emplea la fábula del idealismo, donde el forzado en determinadas situaciones está justificado, modulando con suavidad las acciones irreverentes hacia una objetividad deslumbrante. Pieza de entraña, desprendida de todo aquello lo filosófico e intrínseco. Y es que, narra lo íntimo desde la perspectiva extrovertida, mostrando la crudeza del paso del tiempo, en todas sus facetas. Disfrutar sin tener en cuenta el mañana. Disfrutar sin medida, conociendo su repercusión. Dos conceptos que aúna en la mente del protagonista y su leal escudero. Una verdadera ristra de esencias que arrasan con toda moralidad.

a cambio de nada_3

Natural por su tratamiento. Transparencia y honestidad por sus brillantes actuaciones. Miguel Herrán (Darío) y Antonio Bachiller (Luismi), conforman la pareja caballeresca que, apelando a la piel de gallina, despiertan en el espectador una sonrisa, constante y simpática, que llena de corazón lo más crudo. Transmiten todo. Grandes descubrimientos para el cine español. El resto del elenco, con las colaboraciones de grandes intérpretes como Luis Tosar, Miguel Rellán o Fernando Albizu, acompañan, de forma rutilante, a esta tragicomedia de amistad y supervivencia ante las trabas de la vida marginal. La delicadeza y cuidado que caracteriza a cada personaje, ponen en alza el gran trabajo del director madrileño. Para enmarcar la interpretación de Antonia Guzmán, cristalizando el paso del tiempo, crudo y desdeñable, sobre una mujer que prefiere vivir el presente en lugar de lamentar el pasado.

DG y Antonio

Filme brillante y entrañable, gracias a su natural empatía por un drama social que retrata la marginalidad de los adolescentes idealistas quienes, junto a su conciencia inseparable, y personificada, luchan por conseguir el anhelado objetivo que acapara sus mentes y nubla la repercusión; quijotesca libertad. Dirección e interpretaciones que ponen la guinda a un pastel social delicioso. Gran trabajo.

Sean felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s