Nightcrawler

El pasado 30 de enero se estrenó “Nightcrawler”, la primera película en la que el guionista Dan Gilroy (“El Legado de Bourne” o “Acero Puro”) ejerce, también, de director. Catalogado como oscuro thriller, analiza la sociedad del momento desde la dificultad que tienen los jóvenes para encontrar empleo hasta la morbosa saciedad del espectador televisivo. Gilroy le devuelve la batuta de la trama al actor, siendo el aclamado Jake Gyllenhaal (“Prisioners” o “Donnie Darko”) el director de orquesta de esta enorme y sombría historia que nos recuerda a otras de la talla de “Taxi Driver” o “Drive”.

Nightcrawler

Con un guión milimétrico, Gilroy nos introduce paulatinamente en la historia hasta llegar al punto de inflexión donde Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) descubre su verdadera vocación. De aquí en adelante el thriller se convertirá en un río con cauce vertiginoso en el que nadie escapará de la mente manipuladora del protagonista. Presentado como un aparente fracasado de poca monta, nos sorprende resultando ser un lobo con piel de cordero que llega a extremos infames por conseguir lo que más aprecia; atención mediática. Y es que esto es lo que nos muestra la pieza del guionista y director americano; una sociedad macabra que demanda morbo y noticias con cierto grado de sordidez para su deleite diario. Otro de los pilares en los que “Nightcrawler” apoya sus cimientos es la devolución de la toma de mando en su protagonista, evocando a grandes obras como “Taxi Driver” o “Drive” donde el personaje principal es el sol y todo gira entorno a él. Sin embargo, es necesario apuntar que abusa de una iluminación excesivamente artificial y, en ocasiones, la resolución de algunos problemas que asombran al espectador está cogida con pinzas.

Jake Gyllenhaal

“Nightcrawler” no sería lo mismo sin la gran interpretación del “todoterreno” Jake Gyllenhaal. El actor norteamericano se ha encargado de dar rostro a este manipulador encubierto. Una interpretación que, al igual que su personaje, aterra y fascina por momentos. Con una pizca delirante que se agranda de manera simultánea con el filme, nos hace reír y estremecer con su peculiar conducta que más bien parece de loquero. Remarca en letras mayúsculas la evolución de ser el manipulado al que todo el mundo esquiva a ser el manipulador que no da tregua a su entorno. Actuación impecable del intérprete norteamericano que sigue demostrando su vitola de actor camaleónico.

Bloom

Llegados a este punto, nos extraña que carezca de nominaciones importantes en los premios de la Academia. Resulta paradójico afirmar que una de las razones, que tanta importancia tiene en la obra de Gilroy, sea la falta de repercusión mediática. Un thriller nocturno que estremece, fascina y aterra desde la figura de su empedernido protagonista.

Sean felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s